www.estedemadrid.com
Del 18 al 24 de febrero de 2019    

BLOGS > Habla el Mediador

Ya disponemos de un conocimiento general: todo lo existente no son más que equilibrios, y además con estas características: Relativos, Subjetivos y Circunstanciales. Lo que se presenta ante nosotros es un objeto o situación que nos es más que el resultado de una contraposición de fuerzas que se mantienen equilibradas. Todo ello es lo que somos nosotros mismos, un equilibrio de células. Parece ser que así se constituye todo nuestro entorno.
Hay ciertas cosas que ya conocemos y quizá, si así lo pactamos, debemos partir de esos pequeños conocimientos para comenzar nuestra batería de preguntas. Uno de estos datos es que somos un animal grupal. Siempre nacemos, vivimos y morimos en un Grupo Social Organizado (en el futuro GSO), hoy le llamamos, Estado. Siendo cierto este planteamiento, debemos estudiar cómo se organiza ese GSO. Cuáles son sus características generales. Qué relación hay, y cómo se establece, entre unos estratos y los otros.

El primer gran criterio para el mejor funcionamiento de un Grupo Social Organizado (estado) es el de, Equilibrio:

No somos todos iguales, el niño es diferente del adulto, los más fuertes de los más débiles, los más inteligentes de los menos, y los que tienen responsabilidades han de ser contemplados siempre en plano diferente a los que no las tienen. Pero esos estatus –en los que la relación entre todos los sub-grupos ha de ser lo más equilibrada posible- han de llevar siempre a dos cosas: Que todos los miembros individuales dispongan de lo necesario, y que las posiciones sean intercambiables en función al mérito o al paso del tiempo y la adquisición de la madurez necesaria.

Ya han llegado las fechas tan señaladas en nuestro calendario, por eso, de todo corazón, os deseo a todos: ¡FELIZ AÑO 2019, FELIZ NAVIDAD!

En este cambio de sociedad que estamos viviendo a toda prisa, puede que algunos lectores digan. “Vaya, ahora este escritor primero felicita el año nuevo, y luego la Navidad”, ¿No era siempre al revés?. Los lectores. Además de tener razón siempre, ahora la tienen de verdad respecto a la tradición, pero yo pretendo ayudar a cambiar esa tradición, a la vez que buscar mejor convivencia entre los seres humanos de todas las culturas, para que podamos celebrar algo como Especie, por ello, vuelvo a decir, FELIZ AÑO NUEVO 2019, FELIZ NAVIDAD.

Si pretendemos hablar de una ciencia para gobernar hemos de comenzar por ser humildes y proclamar a los cuatro vientos: “No tenemos la más somera idea”.

Es cierto que dice un proverbio Chino: “No me des pescado, enséñame a pescar”. Uno Francés: “Para su ayudante de cámara nadie es un gran hombre”, y uno Árabe: “Si dices la verdad ten preparado tu caballo”.

Fue nuestro profeta, Aristóteles, el que comenzó a escribir sobre política. ¿Qué era para Él y sus contemporáneos la Política? Una ciencia que fuese acumulando conocimientos y después enseñase a los seres humanos a gobernar de forma técnica sus ciudades, (Polis = Ciudad), de ahí lo de Política y políticos.

Una vez que comienza la vida sedentaria, y el funcionamiento ordinario de las ciudades, una de las primeras necesidades que se le presenta a la humanidad, ante su deseo de poner orden en su entorno, es establecer unas medidas regulares para el comercio. Fruto de esa contabilidad y anotaciones surgió la escritura. La primera que conocemos, la Cuneiforme, en Sumer (Los Sumerios), se defiende por los más entendidos que dichos grafos surgieron más por un problema de numeración y anotación de deudas y contabilidades que por otras necesidades de comunicaciones escritas.

En todas las ocasiones en que se suscita una tertulia informal acerca de nuestras creencias, me encuentro habitualmente con varios interlocutores que al decirles que ni eres Cristiano ni marxista, o ni Liberal, te preguntan con cierto asombro…¿Entonces, tú en qué crees?.

Y como, una vez más, hemos de demostrar científicamente que el funcionamiento de cualquier grupo social siempre goza de las mismas premisas, en mi caso no es diferente. Por supuesto que tengo mis creencias –y muy arraigadas, las cuales indirectamente comparto siempre que escribo, con vosotros- y que también dispongo de un Líder máximo al que obedecer y seguir a pies juntillas. Voy a explicarlo lo mejor que pueda.

En ese afán por ordenar el mundo hostil que tenían enfrente, los mejores pensadores que alcanzaron las reflexiones más profundas y completas, idearon en base a los pequeños conocimientos de los que disponían de toda la naturaleza y de ellos mismos como componentes de la humanidad, un conjunto de teorías, reglas y ritos que según su mejor criterio serían los que mejor ordenarían la vida social tanto individual como colectiva. A eso le llamamos, Las Grandes religiones.

Ya es conocido que diversas religiones, tan antiguas como las nacidas de los libros Veda, hace más de tres mil años, han dejado claro, pero en forma de creencia, que todos los seres humanos éramos la misma Especie, y que todos nacimos hijos de la misma Madre tierra. El Cristianismo, hace dos mil, dijo que no hay ninguna distinción y que todos provenimos del mismo Dios padre. Hoy el estudio del Genoma Humano ha probado científicamente que somos la misma y única especie. Nada más y nada menos.

Desde el mismo momento que despertó la conciencia humana su primer deseo fue intentar aplicar el mejor Orden posible al tremendo Kaos que tenía enfrente. Porque todos los días su actividad no hacía otra cosa que hacerle sufrir de una u otra manera. Era ese dolor el que le hacía ser consciente de la relación con el medio, y su respuesta instintiva no era otra que controlarlo para que ya no le fuese hostil.

Mientras la humanidad, en su visión de especie, actuó con mirada y ensoñación infantil, lo hizo al amparo de sus dioses. El ser humano por sí mismo no podía conocer ni decidir nada. Se debía limitar a obedecer a sus dioses –si eran varios- o a uno solo como es nuestro caso –este cambio sucedió con el Zoroastrismo, iniciado al norte del actual Irán, creó el concepto de universalidad y un Dios único. El resto seguía a sus distintos dioses (Griegos Egipcios, Romanos), o como dice la biblia, Astartés-. Estos dioses o espíritus nos daban todas las reglas, intentar simplemente pensar en contra de sus dogmas era de por sí motivo de condena a muerte en todas las religiones.

Ya se ha expresado claramente en el artículo dedicado a la visión adolescente que la humanidad, como Especie, en lo que se refiere a la evolución de su mente y forma de pensar y evaluar, corresponde a la de un adolescente medio. Quizá a lo que los técnicos denominan, un adolescente tardío. Esta termina a los veinticuatro años. Como grupo pensamos y actuamos como un joven de veinte a veintidós años lo haría.

Por tal entendemos la de aquella persona que se siente responsable de sus decisiones y trata de adoptar las mismas basándose en los mayores y mejores Conocimientos posibles. Si ya no hay ensoñaciones infantiles inconscientes, ideologías de creencia ciega, ni motivaciones instintivas sin control alguno, entonces puede que estemos ante una Visión madura del entorno.
Cuando ya estamos ante la mirada de un joven de ambos sexos, que siente deseos sexuales y aún no sabe cómo enfrentarse al nuevo mundo que se le presenta. Que ha de pasar de sus juegos y visiones infantiles para intentar ser como los adultos de su entorno, pero que aún no puede pensar y actuar como tales, decimos que estamos ante una visión Adolescente del mundo. Cuando la Humanidad en su conjunto, en las distintas culturas, se presentó ante la necesidad de abordar las relaciones sexuales de forma teórica, más allá del mero instinto del aquí te pillo aquí te mato, o soy el más fuerte y por ello cubro a las hembras, así como ante otros grandes problemas, tales como el de plantearse el resultado de su conducta y necesitar regular la misma, es cuando las culturas comenzaron a ver su entorno como lo haría un adolescente. En ese estado permanecemos aún las mentes más avanzadas de la actual Humanidad.
Es la visión desde la mente de un niño a los cinco años de edad. En su cabeza solo existe ensoñación, exageración mágica de su entorno, y sentimiento gregario respecto a los que sean sus cuidadores. Desde esa percepción comienza a evolucionar y ser más consciente de sí mismo y de su entorno, a la vez con memorización clara de sus recuerdos, terminando esa etapa infantil cuando el joven cumple doce años. A partir de esa nueva edad, en la que si bien sigue respetando y obedeciendo a sus padres, es consciente de que estos pueden estar equivocados en sus apreciaciones.
Para los griegos Logos era la palabra. La palabra con la que se creaba el orden del mundo. Eso ha llevado a que los primeros escritos cristianos hayan llamado a ese Logos el Verbo, El verbo era dios y se hizo Hombre, rezan nuestros escritos. El Logos pasó a ser el orden del mundo. También por tal se le traducía. Logos es ordenación, tratado. Conjunto de conocimientos que dan sentido al mundo, a las cosas, y a nosotros mismos. Logos es el conjunto de preceptos, dogmas y creencias, unido a ciertos conocimientos costumbristas, que forman el ideario previo a nuestro actuar. Cuando aplicamos un Logos desaparece el Kaos primigenio de nuestros puros instintos.

Es cierto que ahora lo escribimos con letras latinas, Caos. Pero he querido mantener la posible escritura griega, en la que no cabe la C, y por eso le denomino, Kaos.

En dicha mitología el Kaos era un dios primigenio, incluso anterior a los demás dioses. Era como un caldo de cultivo originario. Pero no quiero hablar de Mitologías, de hecho todos estos artículos son para su superación. Lo que quiero estudiar es que Kaos es lo anterior al Logos. Primero es el Caos y después surge el orden.

Con esta serie de artículos quiero abordar la evolución de la consciencia de la humanidad, de los seres humanos en su conjunto -ya sé que unas culturas han avanzado más que otras- para que nos pongamos de acuerdo en una posible concepción del mundo válida para toda la Especie Humana, que nos ayude a caminar en estos tiempos, ciertamente, azarosos.
Ya hemos realizado el análisis, hemos ideado previsiones para un futuro cercano. Ahora debemos extraer las conclusiones de todo nuestro estudio. Hemos de comprobar si los conocimientos objetivos que manejamos, y las técnicas sociales que utilizamos, son adecuados para estudiar cualquier sociedad y saber qué rumbo lleva y a donde le conducirán sus luchas.
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,55859375