www.estedemadrid.com

Suma y sigue

Sé que no soy el único que tiene la sensación de vivir rodeado de una campaña electoral permanente. Desde la irrupción de las nuevas formaciones políticas con capacidad, siquiera teórica, de gobernar, junto a la proliferación de la telefonía móvil, que permite la multiplicación de los mensajes y su amplia difusión, esto es un sinvivir, un no parar.

La cosa conlleva también una especie de adormecimiento de los sentidos, como ocurre cuando en medio de un ruido alto y constante, nuestros oídos se adormecen y sólo somos conscientes de él, cuando, al parar, notamos el alivio del silencio.

Así es que, habíamos perdido la cuenta de cuanto llevábamos inmersos en campaña electoral, bajo el pseudónimo de precampaña, cuando, autorizados los contendientes a pedir el voto explícitamente, entramos en campaña electoral, esa vez de verdad.

Se caracterizó la contienda porque los que más decían defender la Constitución eran los que estaban dispuestos a seguir saltándosela como hasta ahora, los que, como siempre, apelaban al desastre generalizado, al hundimiento del país (para ellos “la patria”) en el caos, la desmembración y la ruina. La población, es decir, la auténtica patria, no ha atendido su discurso apocalíptico, tal vez adormecidos sus sentidos ante tanto alboroto desmadrado y ha decidido que sean “los otros” los ganadores de la confrontación. Se siente.

El caso es que, en vez de encontrarnos con el ansiado silencio, la añorada calma y el deseado descanso, seguimos en la brecha porque aún nos quedan las elecciones europeas, autonómicas y municipales. Ni más ni menos.

Por ello, seguiremos unos días más en eso de la precampaña/campaña, por aquello de que si no querías taza toma una sopera. Y aquí es donde más claramente ha aparecido ese afán suicida de algunas formaciones de izquierda.

El panorama viene de lo más caótico, pese a que en el último segundo en alguno de los distintos contextos se evitó el desaguisado, en otros muchos la proliferación de siglas en representación de los que antes eran uno o dos, hace necesario un cursillo acelerado, con manual de instrucciones incluido, para saber quién es quién en cada ciudad y en cada pueblo, porque, lo que ha sido posible en un lugar, en el de al lado, a media legua, ha sido totalmente imposible. O donde en un lugar se han partido en dos en otro lo han hecho en tres.

La ciudadanía que, en una buena parte, bastante tiene con atender sus propios asuntos, cuando llegue el momento de acudir a buscar su papeleta, salvo que se dirija a aquellas siglas que van por derecho como siempre lo hicieron, que no se entremezclan bajo títulos que a la postre dicen casi nada sobre su contenido, se puede hacer verdaderamente un lío mayúsculo y ya veremos por dónde sale.

Pasado toda esta tempestad, generales, europeas, autonómicas y municipales, lo suyo es que llegase la calma, la paz y el descanso, pero para mí que de eso nada; quedarán nada menos que los acuerdos para la formación de gobiernos.

Pero esto último queda para otro día.

Suma y sigue
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Este de Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8