www.estedemadrid.com

¡Santiago y cierra, España!: la reconquista de la ultraderecha

¡Santiago y cierra, España! es un lema perteneciente a la tradición cultural española, inspirado en un grito de guerra pronunciado por las tropas cristianas durante la Reconquista, en batallas como la de Navas de Tolosa y las españolas del Imperio y de época moderna antes de cada carga en ofensiva. Aparece citado en el siglo XVII, en los poemas y dramas de carácter histórico.

Con esta expresión se invocaba al patrón de la tierra española, el apóstol Santiago, cuyo sobrenombre “matamoros”, poca explicación necesita. El verbo “cerrar” aquí sí tiene otra acepción, significando cerrar filas para el combate. Se entiende que dicha expresión viene a decir: “ayúdanos Santiago a combatir por España contra el infiel”. Posteriormente, y al albur de la crisis del 98 encontramos que Ramón María del Valle-Inclán, en su obra Luces de Bohemia, la convierte en "Santiago y abre España, a la libertad y al progreso" en labios del modernista Dorio de Gádex, petición que es bastante más prometedora para quienes creemos en las libertades y los derechos, y hemos superado ese complejo de “Don Pelayo”.

Pero, por desgracia, parece que es esa primera acepción medieval la que es recogida por ese partido y sus afiliados ultraderechistas que ha emergido con fuerza en las últimas elecciones andaluzas y que se ha convertido en el innombrable, como decía yo en mi artículo anterior. Baste una de las condiciones para sentarse a negociar con Ciudadanos y el PP que, sin ser la más fundamental (al lado de la abolición de la ley de violencia de género o de la intervención en competencias del estado se queda en pañales), sí llama poderosamente la atención. Se trata de trasladar la fiesta regional de Andalucía al 2 de enero para conmemorar el fin de la Reconquista, es decir conmemorar la toma de Granada, con la que se expulsaron a los últimos infieles.

¡Tela marinera! Ya no por la casposidad de la propuesta, volviendo a una concepción histórico religiosa absolutamente caduca, sino, además, por no tener ni idea de los que significó ese acontecimiento en un estudio historiográfico serio. Aunque no debería de asombrarnos porque ya en su día José María Aznar señaló, también en un alarde de conocimiento histórico, que el Integrismo Islámico nos atacaba porque nos odiaban por haberles expulsado de España… Olé, lección de geopolítica.

Vaya por delante que entonces, en esa fecha que el partido ultraderechista señala no existía España como tal, sino dos reinos, Castilla y Aragón, unidos por matrimonio. Quien conquista Granada es Castilla, con su reina, Isabel al frente. Durante ochocientos años antes, con sus momentos mejores y peores, tres culturas convivieron en España, y nos dejaron grandes avances científicos, literarios y artísticos.

Pero, en fin, quizá sea pedir peras a un olmo que en el mejor de los casos bebe de la fuentes históricas de Roberto Alcázar y Pedrín. Mientras, si fuera el cabildo de la catedral de Granada me andaría con ojo. Cualquier día llegan los innombrables y sacan la momia de la reina católica para llevarla a un mitin.

Recordad, memento mori.

¡Santiago y cierra, España!: la reconquista de la ultraderecha
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Este de Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8