www.estedemadrid.com

Entre bulos anda el juego

Desde la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa, todo el espectro de la derecha nacional se ha rasgado las vestiduras, ha llorado lágrimas de amargura, ha perdido los papeles y, sobre todo, ha empezado a lanzar bulos como un desaforado. El espectáculo durante el verano hubiera sido sólo bochornoso si no hubiera llegado a ser hilarante, para finalmente aburrir.

Pongo un ejemplo: a raíz de la llegada a Valencia del Acuarius, con los no recuerdo cuántos subsaharianos que había salvado en el Mediterráneo, apareció en las redes sociales un post que decía que, entre ellos camuflados, venían militares de Boko Haram con la intención de raptar niñas en los colegios (y supongo que llevárselas a su tierra). Hubo quien lo reenvió. Yo lo recibí. Según eso, envían a sus hombres en pateras a ver si con un poco de mala suerte se ahogan, sin armas ni dinero y luego, si sobreviven, que se las compongan como puedan para raptar niñas a las puertas de colegios vacíos por vacaciones.

Esto viene a demostrar que las neuronas en muchos casos no son tan abundantes como dice la ciencia, y que, cuando la noticia cuadra con lo que el receptor opina (iba a poner piensa), éste no se detiene un solo instante a recapacitar.

Me he pasado las vacaciones recurriendo a los “cazabulos” y buscando datos de fuentes fiables para rebatir el cúmulo de noticas falsas que recibía. Lo bueno que tenía el esfuerzo, es que, como todas las gentes de la derecha se nutren de los mismos lugares malintencionados, cuando me llegaba de nuevo la maldad, podía enviar la respuesta al instante. Así estuve hasta que me aburrí de dar razones contra la sinrazón.

Pero ahí no para la cosa, por el lado contrario, por la izquierda más allá del PSOE, abundan los que no se han enterado de que ahora les toca reservar las bilis para más adelante, que están en un momento en el que les convendría colaborar para que lleguen a buen puerto las conversaciones entre sus múltiples organizaciones y el partido en el gobierno. Que hay que calmarse un poco y no seguir con las cantinelas de siempre. Aunque sólo sea porque te puedes equivocar.

Y así, en medio del fuego cruzado entre ambos extremos del panorama político, pasé mi verano. Para quitarle cualquier aspecto sombrío, diré que disfruté de las suaves temperaturas de Galicia y mi Burgos natal, de sus comidas ricas y abundantes, de sus paisajes verdes, de sus mares y de sus ríos, además de sonreír con frecuencia, cuando no reír a mandíbula batiente con alguna de las “informaciones” que iba recibiendo.

No quiero salir de la columna sin dedicar una líneas a los Puigdemones y Torras que en el mundo son. No saben cómo hacer para resucitar el 155 y conseguir unos pocos más adeptos a su causa. De baladronada en baladronada van caminando no se sabe muy bien a donde, aunque pueda parecer lo contrario. Si estuviera gobernando cualquiera de esos mozos que hoy dirigen a la derecha nacional ya lo tendrían.

Sólo espero que no hagan una tan gruesa que resulte inevitable darles el camotón que piden a gritos.

Entre bulos anda el juego
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Este de Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8