www.estedemadrid.com

Cañas y barro

Hace ya mucho, pero mucho tiempo, leí “La barraca” y “Cañas y barro”, de Blasco Ibáñez. Son novelas costumbristas, dramáticas. En mi lejano recuerdo, muy dramáticas. Las tramas se desarrollan en la albufera de Valencia, entre las cañas y el barro que allí abundan. Entre estos materiales los protagonistas malviven de la pesca de la anguila y de la siembra del arroz. Con ellos fabrican sus cabañas, de barro y cañas, y bajo ellos conciben a sus hijos, más por robarse el calor que por el amor que puedan profesarse. Las obras están escritas en 1898 y 1902; hace más de 100 años.

Hoy leo que un informe de una empresa que se dedica a señalar los perfiles que experimentarán mayor demanda de empleo en 2018 serán: “dependientes especializados (léase camareros básicamente), preparadores de pedidos, camareras de piso y técnicos de mantenimiento”. Un economista, Moisés Martín, añade: “no es ninguna sorpresa, no hemos aprendido nada de la crisis, España ha sustituido la construcción por el turismo”. En resumen: hemos cambiado el barro de los ladrillos por las cañas… de cerveza.

¿Eso es todo lo que hemos evolucionado en ciento y pico años? Parece que no exactamente. En muchos aspectos hemos mejorado notablemente nuestro nivel de vida, aunque en los últimos años se está produciendo un notable retroceso, aunque aparentemente la economía vaya viento en popa, dado que el producto interior bruto (PIB) mejora notablemente.

Pero, ¿sostener una economía casi exclusivamente del turismo, es inteligente? Me temo que no. Y me temo más: estamos en los estertores de las no-políticas de un partido en estado de shock, que se aferra al poder sin saber qué hacer con él, limitándose a aceptar los designios que sus compadres europeos han asignado a nuestro país: un lugar soleado, barato y divertido, para descanso de sus trabajadores y de sus jubilados.

Mientras tanto nos entretenemos con las aventuras de Puigdemont en las tierras del norte, lo milagros de una Presidenta de Comunidad que no necesita copiar exámenes ya que saca notables sin siquiera presentarse a examen, las vicisitudes de cada una de las múltiples, aunque poco variadas, tramas de corrupción que asolan el solar patrio y cómo no, el duelo CR7 versus Messi o viceversa, a ver quién la mete más y mejor.

Cierto es, no obstante, que los jubilados están plantando cara al desastre que se avecina y que las mujeres no los van a la zaga, pero ¿dónde están los jóvenes en esta partida? Son ellos los principales perdedores de las no-políticas citadas y apenas se les vislumbra en el panorama de rebeldía ciudadana.

Algunos expertos señalan la necesidad de “importar” mano de obra inmigrante para suplir la falta, supongo, de camareros, “kellys” y otros subempleos, mientras nuestros titulados universitarios se van a puñados por las fronteras del norte a buscarse una vida que aquí somos incapaces de proporcionarles, votando como lo hacemos cada cuatro años.

No recuerdo a quién corresponde una frase que me impactó: Las palabras exactas no las recuerdo, pero sí el significado: “Los españoles son un pueblo muy duro, llevan siglos tratando de autodestruirse y aún no lo han conseguido”. Parece que en ello seguimos.

Cañas y barro
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Este de Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8