Enemigos comunes y “que vivan las cadenas”