www.estedemadrid.com
Del 11 al 17 de noviembre 2019    

BLOGS > Desde mi aldea

Tomemos una pequeña distancia con los temas candentes políticos de la actualidad y una pequeña reflexión sobre nuestra posición ante los mercados.

Esta mañana nuestro viejo marino quería alejarse de elecciones y de independentismo, por lo que nos soltó:

—Me sorprendo cuando hago la compra en el supermercado que cada vez veo más productos elaborados, listos para calentar y comer. Nos hemos acostumbrado a llegar a la estantería, comprar una tortilla de patatas, cocinada, envasada al vacío y supuestamente con el mejor de los sabores preparada para calentar y comer, en lugar de hacérnosla nosotros mismos. ¡Cómo han cambiado los hábitos alimenticios!

Lo de la sentencia y lo que está ocurriendo a raíz de esta aburre y preocupa, aunque podemos aventurar algunas reflexiones.

Nuestro viejo marino nos mira y espeta:

—Tengo una extraña sensación con la sentencia del Supremo a los delincuentes que proclamaron la independencia catalana, la justicia se ha pronunciado, aunque me deja un sabor muy agrio porque parece que, en esa búsqueda del consenso, estos jueces parecen haberse olvidado de sancionar todos los delitos que cometieron con un absoluto rigor y crudeza. Tengo la sensación de que el virus de los intereses políticos se ha inoculado en el tribunal y eso ha influido en el resultado de la sentencia. Me siento defraudado y echo en falta otra forma de actuar. No me gusta que, como sociedad, nos resignemos y asumamos que esta es la línea de actuación correcta.

Nuestra tendencia a etiquetar, simplificar y aceptar paradigmas merece una reflexión.

Hoy nuestros amigos estaban relajados y el café transcurría entre largas reflexiones.

—Nos hemos acostumbrado a que políticos, agitadores sociales y algunos sectores de la prensa marquen nuestra agenda —indicó nuestro viejo marino— y vemos como se quieren manejar nuestras opiniones y criterios. Se está produciendo una esquematización y radicalización social e ideológica. En ese juego vemos como nos guían llenando de explicaciones y justificaciones que tratan de contarnos nuestra historia reciente de forma maquillada, algo sectaria y con mucho sesgo ideológico. La aparición en el panorama político de VOX ha acentuado este fenómeno en ambos sentidos.

Estamos en la era de la propaganda, las mentiras y la manipulación.

Sin acabar el café nuestro viejo marino comenta:

—Cada día me sorprenden más ciertas actitudes. Estamos creando una sociedad infantiloide y viviendo una radicalización y simplismo sin precedentes. Sorprende el primitivismo de muchas ideas y conceptos que, muchos de ellos, emanan de las redes sociales y que nos están convirtiendo en verdaderos niños. Nos creemos a pies juntillas todas las mentiras que se difunden, especialmente si con ellas nos sentimos reforzados en nuestras ideas. Mientras, de forma paulatina, estamos abandonando el análisis profundo, la lectura sosegada y la formación, a cambio de titulares, guiños o imágenes, más o menos manipulados.

El congreso del PP del País Vasco ha vuelto a poner en primer plano la crisis de identidad que vive la derecha española.

Esta mañana nuestro marino sorbió café y espetó:

—¿Qué le ocurre al PP territorial? ¿Por qué está siguiendo las mismas pautas que han seguido durante estos años los partidos nacionalistas?

Esas dos preguntas a bocajarro podrían parecer exageradas y que no se ajustan a la realidad.

Estamos asistiendo a un escenario muy abierto en el que el anuncio de nuevas elecciones generales no es descartable.

Hacía varias semanas que no lográbamos sentarnos a tomar nuestro café y ponernos al día de nuestras andanzas veraniegas, por lo que rápidamente nuestro viejo marino preguntó:

—¿Cómo ha ido el veraneo? ¿Tenemos muchas novedades?

En estos días hemos asistido a algunas noticias sobre asuntos relacionados con la judicatura que nos pueden hacer pensar si no ha llegado el momento de replantearse algunas transferencias autonómicas.

El calor era ya sofocante cuando empezamos a tomar el café, aunque esto no desanimaba a nuestro viejo marino.

—El órgano superior de los jueces está investigando si la Generalitat ha espiado a los jueces en Cataluña. La jueza que instruye el caso de los ERE en Andalucía ha sido denunciada por los fiscales y la Guardia Civil de algunas irregularidades, retrasos y sobreseimientos que apuntan a un trato de favor hacia algunos políticos encausados. Estos ejemplos no dejan de ser situaciones que reflejan una interferencia de la política en la justicia y de un deterioro de principios básicos.

Las últimas sentencias de los tribunales contra la Agencia Tributaria ponen en cuestión el papel del Estado.

Sobre la mesa un periódico con la noticia que relata el viacrucis que ha tenido que pasar un ciudadano con la Agencia Tributaria. Nuestra joven profesora comentó:

—Son demasiadas y reiteradas las noticias de atropellos cometidos por algunas administraciones públicas, cuando esperamos que estas sean las que mantengan un mayor equilibrio, el respeto a las normas y el cumplimiento de las leyes.

Los últimos movimientos en Ciudadanos merecen algún comentario.

El café de nuestro viejo marino, esta mañana, debía estar hirviendo porque sin tomar un sorbo empezó con su retahíla.

—No me sorprende lo que dice Valls, resulta patético su ataque a Ciudadanos, aunque era previsible. Un político socialista desgastado. Alcanzó sus máximas cotas de poder como primer ministro francés en el nefasto quinquenio de Hollande del que salió quemado. Perdió las primarias contra Benoît Hamon, y se negó a secundar su candidatura por lo que fue acusado de «traición». Intentó escalar con Macron y quedó relegado a un segundo nivel. Se echa una novia barcelonesa, y llega Ciudadanos, tan cándidos, tan epatados con la grandeur y y lo colocan como fichaje estrella para las municipales. ¡Que torpeza! ¿Quién le vendió ese burro cojo a Rivera?

Se acabaron las campañas. Ahora asistimos cansinamente al chalaneo para formar gobierno. Alguna formación ha puesto la caja de las pensiones, entre otras cosas, como moneda de cambio por su voto a la investidura. Hablemos de pensiones, ahí van algunas pinceladas.

Nuestro viejo marino amaneció fumando en pipa, es más le salía humo por la cabeza:

—Estoy enfadado con lo de las pensiones. Todo es propaganda y subterfugios: y aunque se empeñen en lo contrario, tenemos un problema y no sirve mirar para otro lado; o que los progresistas salvadores sostengan que se pueden seguir subiendo indiscriminadamente. Tenemos unas pensiones bajas y un sistema al que le pueden reventar las costuras si no se toman medidas que corrijan el problema. Soy un viejo marino, que coticé más de cuarenta años y tengo derecho a sentirme seguro, pero me preocupa más el futuro de las pensiones en personas tan jóvenes como tú, mi querida profesora.

Pactos, pactos, y más pactos; acuerdos, acuerdos y más acuerdos. Estamos agotados de tantas noticias repetidas que ya nos resultan cansinas, pero muchos de esos acuerdos, de esos pactos entre partidos, además, no dejan de sorprendernos.

Nuestro amigo empezó con una pregunta:

—¿Qué os parece este baile de pactos, acuerdos de última hora y de alcaldes por sorpresa que hemos venido soportando todos estos día?

Estamos viendo las declaraciones de bienes que están haciendo nuestros parlamentarios, y no dejamos de asistir sorprendidos con algunas cifras.

El viejo marino tenía junto a su café unos recortes de prensa, nos miraba esperando algún comentario, y nuestra joven profesora llegó en su ayuda:

—Veo que estás muy interesado en las declaraciones que han presentado los parlamentarios, y tienes entre tus manos las de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,18701171875