www.estedemadrid.com
Del 13 al 19 de noviembre de 2017     

BLOGS > Arcadia

“Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.” (WINSTON CHURCHILL)

Son imágenes reales. Ni el mejor actor o actriz conseguiría superior representación. Escenas familiares, un cumpleaños o celebración donde se desenvuelven regalos, emoción contenida al abrir los paquetes. El receptor observa el obsequio más o menos intrigado: es una cajita pequeña que contiene unas gafas oscuras, la verdad es que poco ilusionantes.

“Son los ímpetus de las pasiones deslizadores de la cordura, y allí es el riesgo de perderse” (BALTASAR GRACIÁN)

Venciendo el miedo trepé por las escalinatas de una de las agujas de la Sagrada Familia. La ciudad, trazada con escuadra y cartabón mostraba su línea del infinito en la pantalla azul del Mediterráneo. Esa es la primera imagen que cobija mi memoria de Barcelona. Atractiva y seductora como pocas, quedé enganchado de tal manera que se convertiría en uno de mis destinos viajeros preferidos.

“La verdadera patria del hombre es la infancia” (RAINER MARIA RILKE)

Descubrimos entonces que las patatas y las cebollas se ocultaban bajo tierra. Que primero había que sembrarlas, hacer surcos, regarlas y después recogerlas hincando bien la reja del arado para no trocearlas. Lo mismo sucedía con los tomates, las judías verdes, los guisantes, colgando de la mata, a los que había que poner un palo como una muleta para mantenerlas bien tiesas.

“Un riguroso pedagogo es algo más terrible que un terrible demagogo” (RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA)

No cabe duda que la puesta en escena resulta de lo más altruista. Invitan a familiares del desahucio político, entablan pleitos internacionales contra los protagonistas de la tropelía, se dan golpes de pecho angustiados por lo que dicen resulta intolerable y hasta los municipios más pequeños plantean mociones de desacato en nombre de la justicia y de unas siglas siempre propias.

“Nunca he sido un intelectual pero tengo ese aspecto” (Woody Allen)

Tengo la impresión que algunos lo sueltan a modo de recurso cuando no tienen nada interesante que decir y sospechan que nadie les va a entender. Otros lo practican, tal vez a modo de chorrera, para mayor lustre propio. Se trata de esa frase corta pero precisa: “Nosotros los intelectuales…”.

“La ambición está más descontenta de lo que no tiene que satisfecha de lo que tiene” (FRANÇOIS FÉNELON)

Entiendo que un buen abogado, dispuesto a saltarse los límites de la ética y la decencia y con ganas de hacer fortuna, podría buscarle las grietas jurídicas a tantos y tantos desmanes como están cometiendo sin impudicia muchos de nuestros próceres. Hay una lógica en la actuación de cualquier ser humano con una pizca de sentido común. Pero este sentido, queda obnubilado en el mar de fango y ambición por el que navegan todos estos personajes que día sí y día también frecuentan los juzgados, humillan la testa y dicen no saber, no conocer, no tener ni puñetera idea de lo que hacen sus compis de pupitre, cama o escaño.

“No se puede vivir para todo el mundo, sobre todo para aquellos con los cuales no se querría vivir” (Goethe)

Sólo era un programa de televisión. Un concurso al que se presentaban artistas aficionados de diversas disciplinas con la finalidad de alcanzar al menos esos quince minutos de fama a la que todos tenemos derecho según afirmaba Andy Warhol. Lo cierto es que Got Talent, así se llama dicho espacio televisivo, convoca un buen puñado de talentos en ciernes. Gente bien dotada para cantar, bailar, hacer malabares… La noticia no es que ganara el que mejor calificación recibiera por parte del jurado, sino que ese juicio de valores lo dictaminara un jurado público, emitiendo su veredicto a través de votaciones online.

A veces no conoces el verdadero valor de un momento hasta que se convierte en memoria. (DR. SEUSS)

Todo aquello resultaba familiar y extraño a la vez. Los olores de siempre en mitad del vacío. Tomé como por asalto cajones que siempre habían estado presentes pero a los que jamás tuve acceso. Tesoros y naderías confundidos en el letargo de sentimientos ya definitivamente perdidos. Había fronteras jamás traspasadas, sin aduanas que impidieran su acceso pero a las cuales el pudor las tuvo vedadas. Papeles, documentos, facturas, el tiempo entre las costuras de quienes fueron enhebrando una vida ya rota para siempre. Fotografías quebradas que recobraban el aliento de los recuerdos, de quienes te acompañaron con matices de colores ahora convertidos en el sepia de las cosas calladas.

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo” (ABRAHAM LINCOLN)

Una vez más, esa especie de cueva de Alí Babá que todos conocemos por el pomposo nombre de entidades financieras, han sido pilladas en otro renuncio. La tajada se la llevaron por las famosas cláusulas suelo y, como los ciudadanos andan escaldados y no se fían ni de los cajeros automáticos, han puesto el grito en el cielo y su confianza en los denominados “bufetes mediáticos” para que les libren de la rapiña. Recientes están otros escándalos al uso y cómo los responsables directos y otros compinches escondieron la cabeza debajo del ala y sálvese quien pueda hasta que los cientos de miles de víctimas enfilaron el camino de los juzgados con el fin de succionarles los higadillos y las vergüenzas.

¿Los pobres serían lo que son, si nosotros fuéramos lo que debiéramos ser? (CONCEPCIÓN ARENAL)

Por razones del oficio, de la vocación o del ocio, he tenido oportunidad de conocer un buen número de países, de ciudades y pueblos. Cualquier guía turística puede servir para iniciarse en su recorrido, un buen libro de alguno de sus insignes vecinos o las recomendaciones de algún amigo de confianza,

“Decidme cómo es un árbol, contadme el canto de un río cuando se cubre de pájaros, habladme del mar…” (MARCOS ANA)

A Tina, mi madre

Poco antes de llegar a Brihuega, un recodo de la carretera servía de apeadero a todos aquellos vecinos de los pueblos cercanos cuya intención era viajar a Madrid en los autobuses que salían de Cifuentes a la capital. A comienzos de los años sesenta, tiempos de penuria, viajar al pueblo a ver a la familia suponía reponer la despensa para unos cuantos meses. El abuelo Andrés así lo entendía y por eso llenó los serones de la mula con generosidad: un saco de patatas; varios talegos de judías, garbanzos y lentejas; una cesta con dos pollos y un conejo; bolsas de tomates, cebollas, pimientos, manzanas; algo de matanza en cajas y unos tarros de miel. Además de un par de maletas propias del viaje.

“La humanidad, partiendo de la nada y con su solo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de la miseria” (GROUCHO MARX)

La Gran Vía en Madrid, Oxfort Street en Londres, Paseo de Gracia en Barcelona, la Quinta Avenida en New York, pueden servir de ejemplo de cómo, bajo sus neones, la oferta más atractiva en tiendas de ropa pone al servicio de miles de militantes devotos de la moda sus gangas más seductoras.

“Cuando estoy haciendo fotos, lo que estoy haciendo en realidad es buscando respuesta a las cosas” (WYNN BULLOCK)

Corrales

Cuando nos conocimos aún estaban instalando las calles en Rivas. El cuarto oscuro del revelado eran los dos metros cuadrados del váter de su casa, lugar de reflexión y misterio donde el arte de la mezcla de líquidos y probetas escondía testimonios vivos de personas y lugares en forma de fotos en blanco y negro.

A este páramo desierto, far west de conejos, rocas y abrojos, fueron llegando los primeros colonos dispuestos a conquistar la felicidad entre Covibar y la Pablo. La enredadera de adosados con jardincito y piscina venidera no figuraba en cálculo alguno. Tampoco que aquel puñado de páginas en papel prensa se convertiría con los años en el adn informativo de un colectivo de casi cien mil almas. Dudábamos por entonces entre portadas rompedoras de valquirias locales y los paisajes del pato cuchara en celo en la laguna del Campillo.

“Se necesitan 20 años para construir una reputación y 5 minutos para arruinarla” (Warren Buffet)

La escena resulta frecuente. Puerta de un colegio, la chiquillería alborozada sube al autobús camino de la granja, del campamento…bullicio de maletas, que ninguna se quede en tierra, dónde se han colocado, en ventanilla, pasillo, quién llevan de acompañante, guiños de confianza con el monitor, la profesora. Por último sube el conductor, sin pretenderlo el gran protagonista. Las miradas de los padres se clavan en él, también consciente de su responsabilidad. Es el gran custodio de la seguridad de sus hijos. Todos se fían, nadie le conoce, ni saben de sus avatares, de sus principios o medidas. Antes de cerrar las puertas un halo de ansiedad y miradas de complicidad flota en el ambiente. Por fin afirma con una media sonrisa: no se preocupen. Confiamos.

Si la tecnología de la comunicación está cada vez más desarrollada ¿por qué la gente está cada vez más incomunicada? (EDUARDO GALEANO)

-Ya no compro el periódico, mi hijo me ha descargado una aplicación y todos los días lo leo de forma gratuita. Y no sólo el habitual, me permito echar un vistazo a unos cuantos que tengo en favoritos.

Esta conversación la tenía hace unos días con una amigo fiel a la lectura de “su” periódico en papel hasta que descubrió en el fondo de una tablet los más recónditos secretos del acceso a la información vía internet.

“La primera vez que me engañes, la culpa será tuya. La segunda, será mía” (Proverbio árabe)

Son las mismas imágenes de siempre. Fotografías repetidas como si de un relicario se tratase: “y ahí os encomiendo mi espíritu”, mi afecto, la mejor de mis sonrisas, besos, reparto de flores, brazos en alto, abrazos, felicidad y felicidades por doquier. Pantallazos de hace unos meses, un año…y poco más, resucitados en el altar de las vanidades.

“Calamidad de los tiempos cuando los locos guían a los ciegos” (WILLIAM SHAKESPEARE, en EL REY LEAR)

Aquella fría mañana de enero no estaba Charles Laughton en los juzgados de la Plaza de Castilla de Madrid, ni se trataba de un caso de asesinato. Tampoco imponía su presencia arrolladora Orson Welles demostrando como la crueldad humana disfrazada de moral conduce al crimen. Y nadie había matado a un ruiseñor ni estaba Gregory Peck defendiendo conflictos raciales.

“Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”. (ALBERT CAMUS)

Olía a tinta en aquella imprenta. Los maquinistas sacaban las planchas, una por cada color, CMYK, cian, magenta, amarillo y negro y preparaban la impresión. En la jerga del oficio barajábamos nombres como fotolitos, fotocomposición, fotomecánica, cuentahílos, cúter, muaré, offset, huecograbado, cuatricomía. Un PC era por entonces un miembro del Partido Comunista.

Nos damos cuenta de la importancia de nuestras voces cuando somos silenciados (MALALA YOUSAFZAI)

Caminan arrastrando sus escasas pertenencias. Descalzos, sin comida ni agua. Agotaron el dinero por el camino, en muchos casos se lo robaron o les engañaron. El frío y el calor minan sus fuerzas cada vez más exiguas. Hay niños y niñas, desgreñados, con el rostro surcado por el asombro, la incredulidad, la pena, el miedo. Se suben, los que pueden, a trenes hacinados que recuerdan el calvario de los judíos en la Alemania nazi camino de los campos de concentración. Consiguen un hueco en barcazas con una carga de pasajeros cinco veces superior a su capacidad.

La televisión nos proporciona temas sobre los que pensar, pero no nos deja tiempo para hacerlo (GILBERT CESBRON)

Es la parodia de la vida. El abrevadero donde acudimos ansiosos de un forraje consumista para justificar el precio del sofá y la desidia de utilizar el cerebro. Pregonan verdades como puños, personajes que se disfrazan de lo que les conviene mientras llenan la faltriquera de falsa democracia y rentabilidad en la cartera.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,5625