www.estedemadrid.com
Del 18 al 24 de junio de 2018     

BLOGS > Habla el Mediador

Ya hemos realizado el análisis, hemos ideado previsiones para un futuro cercano. Ahora debemos extraer las conclusiones de todo nuestro estudio. Hemos de comprobar si los conocimientos objetivos que manejamos, y las técnicas sociales que utilizamos, son adecuados para estudiar cualquier sociedad y saber qué rumbo lleva y a donde le conducirán sus luchas.
Quizá una de las mejores fórmulas que podemos usar para analizar lo que pasa en Cataluña de forma científica, técnica y con explicaciones racionales, es abordar y resolver el tema como si de un enfermo se tratase y aplicásemos la disciplina científica de la medicina. Veremos si nuestras previsiones se cumplen y acertamos al describir cual va a ser el futuro de Cataluña y del pueblo catalán. Si nuestro diagnóstico resulta acertado es que de verdad hablamos con conocimientos técnicos y podemos analizar cualquier sociedad y predecir hacia dónde va si se comporta de determinada manera.

Ya he explicado en muchos artículos anteriores que los administrados, o gobernados, son todas aquellas personas que, o porque ya han pasado, o no han llegado, o prefieren mantenerse al margen dedicados a sus quehaceres o empresas, están fuera de la jerarquía administrativa y no participan en los órganos de control y dirección de ese Grupo Social Organizado. Vamos, a lo que otros prefieren llamar, “el pueblo llano”.

Las élites del mundo catalán, desde que se conoce su historia, siempre han sido élites más de comerciantes y empresarios ligados al mundo mercantil y fabril, aunque tuviesen en sus inicios título nobiliario. Su principal característica es que estamos ante burgueses ricos que quieren defender unas costumbres, lengua y creencias propias.

El movimiento del Catalanismo, sin discusión alguna, se acepta por todos los historiadores e intelectuales que es un movimiento Burgués. En el que solo han destacado desde la propia oposición a los Austrias o borbones, y hasta nuestros días dentro de España, grandes empresarios o destacados profesionales con cierta fortuna. A su vez su reivindicación siempre ha sido no territorial, sino de petición de autonomía comercial, fabril o financiera.

Defiendo en todos mis artículos que, hoy, debemos abandonar de una vez por todas el mundo de los Mitos, y entrar de lleno en el mundo del conocimiento. Ya se habla a todas luces de, la sociedad del conocimiento. Es hora ya de aplicarlo al mundo social de las conductas, del derecho, y sobre todo, de la Política. Los mitos y las creencias propias están muy bien para el ámbito privado de los sentimientos personales, y también para saber de dónde venimos, pero si queremos convivir con los demás, en el ámbito público, no nos queda más remedio que articular toda esa convivencia, con sus múltiples e intrincadas relaciones, en base a conocimientos de la Naturaleza y de nosotros mismos como parte inseparable que somos de ella.
Ya se ha explicado que, la Razón, el Razonar, es un concepto aún no fijado uniformemente por la ciencia. Se habló popularmente de la misma en varias acepciones, ahora nos fijaremos en dos claras: Por un lado se dice “Sé razonable”, y ello quiere decir aplicar lo que creemos, lo que hoy practicamos. Es el acto de seguir fundamentalmente las instrucciones de nuestros mayores.
El Conocimiento de la naturaleza, y en concreto del estudio del Ser Humano, nos enseña que somos un animal de grupo y Territorial. El grupo necesita un territorio sobre el que dominar y defenderse, y obtener los recursos que necesita. Dentro del mismo se protege a las hembras y las crías. Luego el deber de dominar un cierto espacio físico y defenderlo es inherente a los instintos básicos de la propia Especie.
Creo imprescindible explicar qué es el “liderazgo” y cómo funciona. Por tal se entiende el poder máximo de dirección de un colectivo, tenga el tamaño que tenga. Es el que marca los objetivos, pautas de conducta, fijación de las jerarquías, etc. Pues bien, en un grupo inicial, en la prehistoria, este liderazgo era estrictamente físico. Lo ostentaba el jefe o –como en las elefantas o las leonas- la jefa física. Con el desarrollo intelectual de las tribus con prácticas chamánicas o de brujería, no digamos ya con las religiones, ese liderazgo pasó a ser intelectual, espiritual.

Muchos intelectuales dirán que a día de hoy, en el mundo occidental desarrollado, han desaparecido los Mitos. Porque por tales entienden las religiones antiguas. U otros añadirán las ya viejas ideologías del S.XX. Y que ahora ya estamos en la cultura de la razón. Este es la tesis fundamental de Francis Fukuyama y todos sus libros, en especial el titulado, El fin de la historia y el último hombre.

Son miles los libros escritos acerca de estas dos cuestiones. El Islam fue el primero, en el siglo X, en Bagdad, y el Cristianismo dos siglos y medio más tarde, ambos fracasaron en esta cuestión porque se rechazó la razón –palabra que elevó a lo más alto Tomás de Aquino en el París de 1.250- para permanecer el Mito. Es decir, triunfó la creencia estricta basada en la simple, Fe. Todo intento de razonar siempre pone –de una u otra manera- en cuestión la sumisión estricta a las Doctrinas, a los Dogmas, a las Creencias.
Hasta no hace mucho, el tema político del Medio ambiente, la ecología, el cambio climático, o la simple defensa de la Biosfera, parecía un tema bucólico, de gente radical de izquierdas, o de simples idealistas visionarios. Hoy, el presidente Macron, hombre que no parece un socialista radical, ha dicho que constituye una de las mayores batallas de futuro por el bien de toda la Especie Humana. Las nuevas élites que quieran guiar nuestro futuro han de estar plenamente concienciadas que la defensa de la mayor y mejor limpieza de todo nuestro entorno. Está ya demostrado que es un tema clave para la mejor supervivencia de toda nuestra Especie.
Las élites que gobiernen en el futuro solo podrán hacerlo utilizando el Conocimiento, entendido este en su expresión y aplicación más amplia. Por un lado aplicarán todos los conocimientos disponibles que nos han aportado disciplinas como la Psicología, la Biología, la Sociología, la Política o el Derecho, para la toma de decisiones y para la propia organización social. Por otra, enseñarán desde la más tierna infancia a los alumnos que lo que mejor puede servirnos a todos para nuestra supervivencia y convivencia es conocer y plasmar esos conocimientos para regir todas nuestras vidas. En la mente de los jóvenes hemos de inculcar la búsqueda y aplicación constante de los mejores conocimientos para dirigir sus conductas.

Es perfectamente conocido que el ser humano es un animal territorial, a la vez que de grupo. Este grupo siempre necesita un territorio concreto sobre el que desarrollarse. Como mamífero colectivo necesitó de un espacio que dominaba para alimentarse y reproducirse. Todas las culturas, civilizaciones, imperios, reinos o simples etnias han necesitado un territorio sobre el que expandirse. Esos límites territoriales son hoy los conocidos como estados, la defensa de esa extensión ha dado lugar a las “Defensas de la Patria”, y a los hoy famosos nacionalismos.

Las nuevas élites, si quieren de verdad construir un mundo nuevo para el futuro han de superar todos y cada uno de los viejos Mitos. La superación de los viejos conceptos ideológicos, dogmáticos y crípticos ha de ser total.

La concepción del mundo que ha llegado hasta nosotros está basada en dichos Mitos.

Si este es un artículo de felicitación, esta ha de ir por delante, ¡¡FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO, FELIZ AÑO NUEVO, 2018!! ¿Qué por qué? Porque según los mejores conocimientos astronómicos de los que disponemos hasta este momento, el próximo jueves, 21 de Diciembre, cambiará el ciclo solar y nacerá un nuevo año. Los días comenzarán a crecer y las noches a menguar. A ello le llamamos Solsticio de Invierno.

La definición popular de élite no difiere mucho de la expresada en la RAE. Comenzando por el diccionario, Este nos dice que es “Grupo minoritario y selecto de personas, animales o cosas ”.

En la calle se entiende que es ese grupo de personas que suelen destacar, ser los mejores, y mandar o dirigir aspectos concretos de la sociedad. Suelen ser los que están al frente del poder general.

¿Qué cómo termina una medicación? Siempre con el acta final. En esta se recogen los acuerdos o desacuerdos, o, en el supuesto que ambas partes necesiten más tiempo, o realizar consultas con expertos o con terceros, se puede aplazar el acto para unas fechas posteriores.

En este caso, les propondremos a las partes, que, dada la situación, solo cabe el acuerdo. Este pasaría por una serie de puntos que, en borrador, esbozaremos ante ellos para que tomen la decisión de cuantos o cuales reflejamos, y con qué redacción.

Ya hemos escuchado a las partes. Ya les hemos hecho reflexionar sobre las posiciones iniciales. Ahora, y siempre actuando como mediadores, hemos de darles nuestra visión – procurando siempre que sea más objetiva e imparcial que la de ellos-. Les expondremos qué es lo que a nuestro juicio está pasando, y cuál es la posible mejor salida a este conflicto ya claramente Manifiesto. A la vez, hemos de procurar por todos los medios, que jamás pase a fases de agresión directa.

Cuando se actúa como mediador, una de las primeras cosas que uno aprende, es que cada persona ve los asuntos desde el punto que los mira. Dicho más técnicamente, cada uno ve la vida desde la posición que ocupa.

¿Que por qué esto es así? Porque los problemas no los analizamos asépticamente, siempre lo hacemos inconscientemente desde nuestra conveniencia. Y en función a ella adoptamos un posible resultado final, que casi siempre es el que mejor coincide con nuestros intereses.

Los argumentos que debemos utilizar para provocar la reflexión en los ciudadanos medios serán del tipo siguiente:

Si nos dirigimos a personas del Estado español de fuera de Cataluña, y queremos convencerle para seguir unidos, debemos intentar saber que efecto les produce cuando les digamos que la industria catalana es muy importante, y que muchos de los puestos de trabajo –no de allí, sino de los de aquí- se sustentan en base a esa tecnología radicada en Cataluña.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,625