www.estedemadrid.com
Del 24 al 30 de abril de 2017     

BLOGS > Desde mi buhardilla

Implosión. Nuno Júdice, traducción del portugués de Mario Quintana. LeTour1987, Mérida, 2017

Lecturas del pasado

Nuno Júdice (Mexilhoeira Grande, Portugal, 1949) ha justificado alguna vez la chispa de su impulso creador. Es fruto de una voluntad que hace de la pereza un término vacío. En el perfil del profesor universitario se teje una red de géneros: poesía, novela, ensayo, teatro y ediciones críticas, aunque su obra se escora de forma clara hacia el quehacer lírico.

La prosa narrativa integra una decena de ficciones, de las cuales Implosión es la elegida por LeTour1987 para la epifanía de su colección Champs-Élysées, con versión al castellano de Mario Quintana y atractiva disposición formal. El sustantivo, Implosión emana una sugerente semántica: frente al estruendo visual, la ruptura hacia dentro, la energía capaz de compactarse hacia sí misma.

El cauce argumental recurre a la primera persona para enlazar el devenir histórico con la visión subjetiva de los actores implicados. El pasado está ahí como sustrato básico y nunca se diluye. Queda lejos la revolución portuguesa de los claveles que puso fin a la dictadura salazarista, pero la necesidad de acción y el desvelo por corregir el poder autoritario es siempre una necesidad perentoria.

Todos estaban vivos. Javier Bozalongo. Esdrújula Ediciones. Granada, 2016

Trenes de vuelta

Al despliegue expansivo que vive el relato en el primer tramo del nuevo siglo se incorpora Javier Bozalongo (Tarragona, 1961) con el libro Todos estaban vivos. Hasta el momento el director de Valparaíso Ediciones había hecho de la poesía un trayecto circular con las entregas Líquida nostalgia (2001), Hasta llegar aquí (2005), Viaje improbable (2008) y La casa a oscuras (2009), un espacio lírico representado en antologías como Nunca el silencio, Has vuelto a ver luciérnagas y Las raíces, las tres editadas en Latinoamérica.

La estética narrativa que Javier Bozalongo aplica es comentada en el mínimo umbral por Santiago Espinosa, de quien recuerdo el balance de cierre: “Todos estaban vivos es un libro de humor en el más alto de los sentidos. Se trata de entender que estamos hechos de paradojas y de regiones inestables, que en la más gris de las rutinas puede habitar la chispa de lo maravilloso”. Es un cálido aviso para navegantes que no sorprenderá a los lectores del poeta; Javier Bozalongo deriva su escritura de algunos magisterios del 50, maestros en el uso cordial de la ironía como recurso expresivo.

Contra las cosas redondas. Jesús Jiménez Domínguez. La Bella Varsovia / Poesía. Córdoba, 2016

Preposiciones

La década que inauguró este tiempo digital ha emplazado en sitio visible a una generación de voces emergentes que llega al espacio poético sin quiebras ni estridencias, pero con el paso firme de un quehacer que busca con firmeza un lugar propio.

A esa foto de grupo pertenece Jesús Jiménez Domínguez (Zaragoza, 1970), autor de los poemarios Fundido en negro, carta de presentación reconocida con el Premio Hermanos Argensola, y Frecuencias, que consiguió en 2011 el Premio Ciudad de Burgos.

Ambas entregas consolidan una creación seleccionada en varias antologías nacionales y muestran el paso natural de una senda que ahora completa Contra las cosas redondas.

Jesús Jiménez Domínguez sorprende al lector con una sugerente organización preposicional. Los nexos “Ante”, “Cabe”, “Bajo”… sirven como etiquetas de los apartados, como si precisaran la íntima cartografía del sujeto verbal y sus desplegadas conexiones con el entorno.

Los refugios que olvidamos. Jesús Cárdenas. Anantes Gestoría Cultural. Sevilla, 2016

Los refugios

A punto de cerrar el año literario, regresa a la poesía Jesús Cárdenas (Alcalá de Guadaíra, Sevilla, 1973), Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, docente en ejercicio, colaborador habitual en distintas publicaciones literarias y autor de un notable trayecto creador que arranca en 2005 con la entrega Algunos arraigos me vienen y cuya salida más reciente es Sucesión de lunas, una compilación de poemas amanecida en 2015.

Conviene recordar algunos aspectos esenciales del discurso lírico de Cárdenas. Para el poeta el lector es siempre un interlocutor, por tanto el discurso lírico recorta sus temas con nitidez, con una expresión que moviliza sensaciones y sentimientos, paisajes interiores que habitan la memoria y exponen el fondo de ideas de una sensibilidad que adquiere sentido mientras vislumbra los meandros existenciales, en los que casi nunca se hacen sólidas certezas irrefutables.

La mente del hombre de estado y otras sentencias. Nicolás Maquiavelo. Edición y estudio crítico de Gherardo Marone. Traducción de Itala Questa de Marelli. Renacimiento, A la mínima. Sevilla, 2016

El hombre de estado

Uno de los personajes históricos más notables de la sociología política y del pensamiento occidental moderno es Nicolás Maquiavelo (Florencia, 1469-1527), político, escritor y filósofo, cuya obra cumbre es El Príncipe, considerado por muchos como un meritorio manual de tiranos.

El florentino rechazó de plano el pensamiento teocéntrico medieval como columna del poder político para cimentar una mentalidad laica y burguesa, acorde con el humanismo renacentista y su confianza en el hombre y en la capacidad de la razón frente a la preceptiva autoritaria de la escolástica. Sus juicios convierten a Nicolás Maquiavelo en el primer estadista moderno porque impulsa un nítido movimiento de renovación ideológica.

Azul nocturno. Rubén Martín Díaz. La Isla de Siltolá, Nouvelle. Sevilla, 2016

Contrastes

Aunque el quehacer literario de Rubén Martín Díaz (Albacete, 1980) se fundamenta en la poesía, con reconocidas estaciones como El minuto interior, El mirador de piedra, Arquitectura o sueño y Fracturas, no se desvincula de la exploración de nuevas formas expresivas como el cuento breve. Tras dar a imprenta su poemario Fracturas amanece en La Isla de Siltolá su primera compilación de relatos, titulada Azul nocturno. El volumen contiene doce cuentos con una nota final que clarifica que los textos no son una mutación circunstancial de su escritura sino una consciente indagación complementaria a su percepción lírica.

El inicio de esta muestra en prosa integra los argumentos en el territorio intimista de lo cotidiano. En primera persona, una identidad reconocible traza una crónica detallada de su deambular existencial. El ahora es visto bajo la claridad de una luz templada y asumir sus contingencias es abrir la puerta a los demás, alentar una espera que genera otros recorridos.

Paris-Austerlitz. Rafael Chirbes. Círculo de lectores. Barcelona, 2016

Derrumbes

El reciente adiós de Rafael Chirbes (Tavernes de la Valldigna, 1949-2015) supuso en los medios literarios un análisis global de su bagaje creativo que integra títulos tan aclamados como La caída de Madrid, Los viejos amigos, Crematorio y la multipremiada novela La otra orilla. Unos meses antes de su fallecimiento concluyó, en versión definitiva, Paris-Austerlitz, entrega que lleva detrás un complejo proceso de escritura demorado durante dos décadas, con notables interrupciones temporales. El libro relata una relación amorosa desde el final, a través de una evocación que dibuja los caracteres contrapuestos de sus protagonistas. Quien busca indicios del pasado en la memoria es un joven pintor de clase media que apenas supera la treintena y llega a París con intención de sacar adelante la vocación artística.

El remo de Charón. Francisco Ferrer Carbonell. Círculo Rojo, 2016

Al otro lado

Para su amanecida como narrador, Francisco Ferrer Carbonell (San Pedro del Pinatar, Murcia, 1962) elige un título con resonancias clásicas, El remo de Charón. Otra vez retornan desde las aguas mansas de la tradición los viajes de Caronte por las aguas en sombra del río Aqueronte para llevar hasta la otra orilla a las almas difuntas. Solo un óbolo cobraba por su tarea a los nuevos inquilinos de la Parca. Y de esa azarosa despedida se nutren los relatos contenidos en esta entrega que, desde diferentes enfoques, testifica las voces de llegada a la estación final.

La chica de los ojos manga. José Antonio Sau. Siltolá, Sevilla, 2016

Caminos comunes

De la evocación del tiempo juvenil se nutre el argumento de La chica de los ojos manga, segunda entrega narrativa de José Antonio Sau, periodista, crítico literario y autor de otra salida titulada Cuentos de la cara oscura. Las huellas del pretérito se marcan en la memoria veinte años después para mostrarnos la verdadera historia de Isabel, aquella muchacha a quien conoció siendo un niño y que nombraba, influido por sus continuas lecturas de cómics japoneses como “la chica de los ojos manga”. Nunca salió con ella ni fue capaz de manifestar más actitud que el seguimiento continuo por lugares urbanos cuando ella tuvo pareja. Callado, pronosticó un destino cumplido, repleto de reconocimientos sociales. Pero las especulaciones raras veces aciertan y dos décadas después descubre, por las confidencias de los protagonistas de su admiración, que él es necesario en su mínimo papel de testigo callado para empezar de nuevo una segunda aurora.

Un año en la otra vida. José Mateos. Editorial Pre-Textos, Valencia, 2015

El lugar imposible

Las páginas autobiográficas de Un año en la otra vida contradicen desde el título la condición objetivista y testamentaria del diario. Aquí no se trata de sembrar contingencias hilvanadas en el acontecer existencial, sino, más bien, de crear un clima emotivo. Y ese espacio sentimental no tiene límites concretos; es el lindero ambiguo de lo que sucede entre la realidad y el sueño: el lugar imposible. De ahí el sentir poético de muchas anotaciones y el levitar de la memoria entre la incertidumbre de un estar donde resulta posible el diálogo entre presencias y ausencias, o todavía más complejo: el compartir sitio entre vivos y muertos.

La amiga estupenda. Elena Ferrante. Lumen, Barcelona, 2015

Infancia y Juventud

En La amiga estupenda, primer título de la saga “las amigas”, Elena Ferrante hace del diálogo entre recuerdos y olvido el impulso básico del acontecer narrativo. La inexplicable ausencia de Lila, que ha eliminado todos los indicios existenciales que le concedían un lugar propio, provoca en su mejor amiga, Lena, un ávido afán por recuperar el itinerario común, desde que amanece, en los primeros años de infancia, hasta la boda de Lena, cuando todavía es una joven de personalidad singular. Así aflora en un humilde barrio de Nápoles, a mediados de los años cincuenta del pasado siglo, un secuenciado despliegue de vivencias que entrelaza costumbrismo expresionista y crecimiento del yo en una comunidad diversa, empeñada en la supervivencia más elemental. En el recorrido no hay retoques idílicos.

Quién lo diría. Eloy Sánchez Rosillo. Tusquets Editores, Barcelona, 2015

Insistencias

En el recorrido creador de Eloy Sánchez Rosillo (Murcia, 1948) se perciben dos tramos escriturales, un primer segmento, inaugurado por Maneras de estar solo, ganador del Premio Adonais en 1978, en el que prevalece el sentir elegíaco, y una segunda fase, que arranca con el poemario La certeza, ganador en 2005 del Premio Nacional de la Crítica, en el que adquiere solidez la voz celebratoria y el estar conforme. Ambas actitudes se asumen con naturalidad, sin quiebros ni virajes, y refuerzan la idea de una evolución pautada y de un trayecto cohesionado. Las dimensiones internas de ambos periodos se analizaron con profundidad en la antología Hilo de oro, editada por Cátedra en 2014, y a ella remito a los lectores que quieran recorrer el ejemplar itinerario del poeta, dentro de un contexto histórico y biográfico.

El vigía. Diego Marín Galisteo. La Isla de Siltolá, Colección Nouvelle. Sevilla, 2015

El vigía

Comparto el optimismo de quienes afirman que en un buen microrrelato cabe el universo, aunque sea moldeado a tamaño bolsillo. Y sospecho que esa cualidad expansiva del género es una de las razones que han animado al poeta y editor Javier Sánchez Menéndez a bifurcar las novedades de la Isla de Siltolá con la colección Nouvelle, que sale al camino con dos autores, Antonio Luis Ginés y Diego Marín Galisteo.

El vigia supone la amanecida literaria de Diego Marín Galisteo (Baena, Córdoba, 1981). Es la ópera prima de un escritor, licenciado en Derecho, que coordina talleres literarios y ha anticipado algunas aportaciones en revistas digitales y publicaciones en papel.

Luis Alberto de Cuenca. Poesía. 1979-1996. Edición de Juan José Lanz. Cátedra, Madrid, 2006

Trazos limpios
La edición de Juan José Lanz, Poesía (1979-1996) subraya la importancia que La caja de plata tiene en la bibliografía de Luis Alberto de Cuenca, cuyo largo trayecto creador suma en 2015 el Premio Nacional de Poesía. La caja de plata es una entrega novedosa, escindida del enfoque novísimo; inaugura un ciclo denominado en algún texto teórico “Línea clara”. El aserto procede del lenguaje habitual del comic, concretamente de los tebeos franceses y belgas de Hergé, según precisa el autor. Posteriormente, el rótulo se utilizará en La vida en llamas para la sección inicial; en ella, una poética de igual título arremete con ironía contra lo abstruso y la vaguedad mística, disfrazada de metafísica. Nos hallamos ante una lírica sustentada en el trazo limpio y en una aspiración clarificadora.

Elegías de Duino. Rainer Maria Rilke. Versión de Juan Rulfo. Poesía Sexto Piso. Madrid, 2015

Destino de poeta

Rainer Maria Rilke (Praga, 1875- Montreux, 1926) asumió su destino poético como una imposición pactada con el yo y libre de cualquier obligación contingente. Vivió el quehacer escritural con tenacidad monocorde en un periplo biográfico que concluyó a los 51 años, víctima de la leucemia. Su obra adquirió pronto valoración en toda Europa; en España los poetas de la generación del 27 fueron lectores tempranos y reconocieron su magisterio.

En el trayecto de Rilke las Elegías de Duino ocupan un espacio central. Ahora aparecen en castellano en la versión realizada por un nombre cimero, Juan Rulfo, el autor de Pedro Páramo y El llano en llamas. Una nota final comenta las especiales relaciones del novelista y los poemas y los diferentes materiales que propiciaron esta versión, acaso, la más atinada por cuanto promueve junto al espíritu del texto un asentimiento del aliento creador.

El pasado en cada esquina. Dolores Leis. Nostrum, Vitruvio. Madrid, 2015

Secretos

En la amanecida de su escritura, El último Bernal (Círculo rojo, 2013), Dolores Leis cimentaba su apuesta narrativa en las aguas de un realismo neorromántico, con hilos accionales de larga duración temporal en la que los personajes adquirían carácter e identidad a partir de actitudes y sentimientos frente a los otros.Su segunda salida, El pasado en cada esquina elige como marco histórico el primer tramo del siglo XX. Concretamente, los años en los que perdura el gobierno golpista de Primo de Rivera, una etapa que supuso la liquidación del sistema canovista y la alternancia de partidos. Es momento de incertidumbre y cambios. La situación económica es compleja y se respira un clima de postración y anarquía que facilita el asentamiento del régimen autoritario.

Los cachorros. Mario Vargas Llosa. Edición de Guadalupe Fernández Ariza. Cátedra. Letras Hispánicas

Años de aprendizaje
La abrumadora aportación de la literatura hispanoamericana al reciente legado del español actual alcanza su momento áureo en un puñado de figuras magistrales nacido al otro lado del océano. Máximo ejemplo de integración e identidad, en el idioma no se advierten fracturas. Mario Vargas Llosa es uno de esos nombres que marcan senda a nuestra realidad cultural. Nacido en Arequipa (Perú) en 1936, su vocación literaria arranca temprano. Tras los cursos en la Universidad de San Marcos de Lima viaja a Europa, donde publica en 1959 su obra auroral, Los jefes, y tres años más tarde La ciudad y los perros, título que supone su consagración y le concede sitio en la emergente literatura del “Boom”, un movimiento sin definición estética unitaria que aglutina propuestas de ultramar y descubre a escritores como Carlos Fuentes, Julio Cortázar, José Donoso, José Lezama, Gabriel García Márquez o el propio Vargas Llosa, quien alcanza su madurez narrativa en La casa verde, Los cachorros y Conversaciones en la catedral.

Pintura de interiores. José Manuel Suárez. Libros del Aire, Madrid, 2015

Cuarteto

El subtítulo “Cuarteto” de Pintura de interiores clarifica de inmediato la extensa selección de composiciones integradas en esta salida de José Manuel Suárez (Piedras Negras, Laviana, Asturias, 1949). El volumen un ciclo escrituras que abarca cuatro sendas: “Inquieta levadura”, “Azul sin fingimiento”, “De piedra encendida y yerta” y por último “Donde las manos ven”. Son partes que apuestan por convivir con formatos heterogéneos y compartan una línea argumental que expande similares preocupaciones temáticas. Así lo refrenda la nota prologal que el autor ha denominado “Dedicatoria”, aserto que transmite clara implicación emocional: “Todo tiene su adentro al que llegar horadando el camino, un interior donde las manos ven, un cierto hogar que espera y nos abre la puerta y nos invita a entrar, habitando la casa en que ya estamos. Y así estar será, en su sentido fuerte, marco de lo que somos y veremos. Un lugar nos empuja muy lejos, nos amasa y nos hace crecer, y en su dificultad viene a buscarnos”.

La isla del padre. Fernando Marías. Seix Barral, Premio Biblioteca Breve 2015

Miedos mutuos

La vocación narrativa de Fernando Marías (Bilbao, 1958) da su primer paso en 1991 con La luz prodigiosa, ficción llevada al cine –una de las grandes pasiones del novelista que todavía mantiene intacta- por el director Miguel Hermoso. Aquel debut inaugura un quehacer que integra las novelas Esta noche moriré, El niño de los coroneles, La mujer de alas grises, Invasor, El mundo se acaba todos los días, Todo el amor y casi toda la muerte, entregas reconocidas con importantes galardones a los que ahora se suma el Premio Biblioteca Breve, logrado con La isla del padre. En las tramas habituales de Fernando Marías conviven como rasgos propios el dramatismo frío, la violencia explícita y el empleo de marcos urbanos sombríos por los que se mueven figurantes sin épica, con el saldo repleto de fracasos, soledad y derrotas. Aquí se gesta un evidente cambio de registro; en La isla del padre sorprende el intimismo y el tono autobiográfico.

El alquimista del tiempo. José Guadalajara. Stella Maris, Barcelona, 2015

El dominio del tiempo

La Edad Media mantiene una fuerte vigencia. Inspira rasgos estéticos del Barroco y del Romanticismo y es, todavía, un incansable venero argumental. De ese filón se nutre el taller narrativo de José Guadalajara, profesor y ensayista, cuyo interés por la Historia se remonta a 1996, cuando dedica su tesis doctoral a la investigación del mito del Anticristo. Con Signum arranca itinerario en la novela histórica que, hasta el momento, agrupa Testamentum, La reina de las tres muertes y La maldición del rey sabio. Su trabajo se completa con La luz que oculta la niebla y Juego de tablas, esta última escrita en colaboración con Félix Jiménez. Una característica del autor es la cuidada tipología de personajes. En su obra El alquimista del tiempo se incluye un gráfico de identidades relevantes para que el lector pueda viajar con seguridad. También abre capítulo con la cronología; arranca en 1292 y en un contexto conocido.


Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
0,546875