www.estedemadrid.com
Del 19 al 25 de junio de 2017     

BLOGS > Luna Nueva

Lucía no quería quejarse de su trabajo, tras más de dos años en paro por fin había encontrado algo. Solo era eso, algo con lo que salir adelante. No le gustaba tener que estar tantas horas de pie al lado de esa maldita cinta por la que pasaban cientos de botes, exactamente 85 botes al minuto. Su tarea consistía en quitar de allí los que tuvieran la pegatina rota, torcida o arrugada y ponerlos en una caja que se llenaba con cien champuses, una vez llena la subía a un palé y cada cierto tiempo se pasaba la carretilla a llevarse las que tuviera acumuladas.

Los números cantan, hoy en España hay casi nueve millones de personas con más de 65 años, casi todas jubiladas a no ser que tu trabajo y salud te permita seguir algún año más y rascar unos euros a la pensión que dicen perderá poder adquisitivo desde ya.

De aquí a poco tiempo, pongamos unos 20 años, ya seremos muchos más los que pasemos de esa edad, dicen que unos trece millones que en buena parte habrán podido acceder a la jubilación mientras otros siguen a pie de cañón sumando meses de cotización que les permita tener una pensión mínima para subsistir, eso sí, mientras miles de jóvenes esperan acceder al mercado laboral.

Seguro que a más de uno le ha llegado en estas fechas el siguiente poema/chiste:

Si la persona que amas tiembla cuando la abrazas…

Si sientes sus labios ardientes como las brasas…

Si percibes que se agita al respirar…

Si hay en sus ojos un brillo especial…

Hazle un caldo, tiene gripe.

“Señores pasajeros, les informamos que por avería en la línea, el recorrido de la Línea 9 entre las estaciones de Puerta de Arganda y Príncipe de Vergara sufre un retraso de aproximadamente 40 minutos”.

La voz es la de la mujer del metro, una voz amable pero que te perfora el cerebro cada vez que la oyes por las posibles consecuencias que pueden traer sus mensajes.

Son las siete y cuarto de la mañana y este aparente amable mensaje me termina por espabilar: hoy llegaré tarde al trabajo, pienso.

Que cuando uno está enfermo necesita descanso, lo sabemos todos. Para que ese descanso sea efectivo nada como tener tranquilidad, es decir, que no haya muchos ruidos ni jaleos alrededor.

Seguro que muchos de ustedes habrán tenido la experiencia de ser enfermo en un hospital o acompañar a algún ingresado durante esas primeras noches tras una operación. Esperan encontrarse con un entorno sosegado, sereno, un lugar propicio para la recuperación de enfermos como es un hospital. Nada más lejos de la realidad.

Ayer tenía cita en el juzgado, a las 10 ya estaba preparada, la venían a buscar para llevarla hasta la puerta y cuando terminara dejarla de nuevo en su casa, era por la última bofetada, pisotón, empujón y traspiés con rotura de tobillo que le había provocado su pareja.

Fue la policía quien la trasladó al juzgado, la pasaron a una pequeña sala, para víctimas decían. A los diez minutos de estar allí le oyó, estaba fuera, hablando alto como siempre, negando los hechos. Le dio un vuelco el corazón y creyó morir, no quería volver a cruzarse con él ni mediar palabra alguna.

Está complicado el panorama político. Cada día que pasa aumentan los problemas y parecen no solucionarse los acumulados, qué les voy yo a decir que no sepan.

- Los pocos trabajos del mercado laboral son con contratos precarios y bajas retribuciones y menor tiempo.

- La falta de recursos materiales y de personal en la educación pública, hacen que nuestros niños y jóvenes no estudien en las mejores condiciones y muchos de ellos, hoy no sepan qué pasará el curso que viene con una reválida que aún está en el aire.

A pesar de ser una persona ágil y dispuesta a seguir adelante con tanto ajetreo, su hija la terminó convenciendo de que no podía seguir con aquellas colmenas. Demasiado trabajo para Teo durante todo el año para su cuidado y no digamos cuando tocaba recoger la miel, además luego venía la venta de aquellos frascos de “a kilo” no solo a los del pueblo si no a sus familiares, vecinos, compañeros de trabajo, amigos de amigos…

Aunque le parezca mentira España pierde población. Cada año vamos bajando en número de habitantes, la ONU cree que para 2050 nos quedaremos en los 40 millones de habitantes, a finales del año pasado éramos más de 46 millones y medio, calculen.

Llevábamos seis meses con cierto (o mucho) hartazgo de campaña tras unas elecciones fallidas en las que si bien, el candidato del PSOE se atrevió a intentar gobierno, no hubo manera de que contara con los apoyos suficientes ni siquiera por parte de toda la izquierda.

Fueron meses duros, de lamentos de unos, euforias de otros, y lo más llamativo, el bajo perfil que presentaban todos.

Es un infierno, no hay manera de enterarse de nada, me decía una señora que debía pedir unos documentos en la Comunidad de Madrid para que el Ayuntamiento le tramitara su solicitud.

En los últimos cuatro años se han aprobado un total de 244 nuevas leyes, algunas venían a sustituir textos anteriores, bastantes más que en la legislatura anterior y que en la anterior, es decir, hemos vivido en un permanente cambio legislativo.

¿Cuántas veces llora su hijo al cabo del día?, ¿o la hija de su vecino?, ¿o su nieta? A la hora de levantarse para ir al cole porque tiene sueño, quizás al contrario, al irse a la cama porque quiere seguir viendo la tele.

Entonces salías de casa y tus padres o tus hijos no sabían nada de ti hasta que volvías de trabajar, de estudiar, de comprar… los teléfonos eran fijos y por muy largo que fuera el cable o mucha cobertura que tuviera el modernísimo inalámbrico, no te podías separar más de 10 metros del aparato principal.

Aquella fue la mejor noticia que recibieron en los últimos años. No era inesperada, incluso llevaban un tiempo cambiando hábitos para acomodarse a su esperada futura situación. Aquel miércoles a las 6 de la tarde les dieron la buena noticia: iban a ser padres.

Vaya días de frío que está haciendo. El invierno ha llegado tarde pero ya está aquí, con unos termómetros con pocos grados sobre cero por la noche que suaviza el sol que se asoma durante algunos días.

No eran habituales las temperaturas que hemos tenido en los últimos meses del año y mucho menos las facturas de calefacción que nos ha pasado Gas Natural, Fenosa o cualquier otra gran compañía suministradora. Ahora sí que nos estamos enterando, congelados nos hemos quedado con el último pago de gas/luz y el corte en seco que le hemos dado a la caldera y radiadores después del susto, llegar a los 20 grados en casa se consigue si invitas al vecindario al salón, si no ya no los volverás a alcanzar hasta que lleguen mejores tiempos climáticos.

Está marcando tendencia el hablar de los deberes que mandan en los colegios a los escolares, y en esta revista ya estábamos tardando en tratar de este asunto, que trae de cabeza a tantas familias cuando quieren cuadrar el horario de tarde.

Me centraré en aquellos que tienen de 6 y 12 años, es decir, los que están cursando la educación primaria. Niñas y niños que parecen no cansarse nunca, que da igual que los tengas saltando o corriendo toda la tarde, llegarán a la cena tan frescos.

Hoy empezaré esta columna como habitualmente la termino: 48 mujeres han sido asesinadas por violencia machista en lo que va de año.

En los últimos años y sobre todo desde la aprobación de la Ley integral contra la violencia de género, tanto las Comunidades Autónomas como Ayuntamientos han legislado y reglamentado para intentar poner freno al asesinato de mujeres en nuestro país.

Acabamos de comenzar un nuevo curso escolar, un desafío para las familias en todos los ámbitos. Todavía estamos en rodaje, aunque año tras año nos enfrentamos a muchos retos:

- Tras más de dos meses de acostarse tardísimo, ahora toca cenar como las gallinas para mandarlos a la cama cuando todavía hay luz.

Tiene que madrugar y hacer lo posible por no dormirse en el colegio y como es un niño dormilón necesita al menos diez horas para aguantar despierto toda la mañana.

Conocemos los veranos de la antaño llamada Castilla la Nueva, un tórrido calor seco que hace muy complicado por no decir imposible poder siquiera moverse en algunas horas del día. La siesta viene a justificar esos momentos en los que se hace difícil hasta respirar.

Lo que ha ocurrido este año ha ido un poco más lejos. El termómetro ha alcanzado niveles a los que no estábamos acostumbrados y la situación se ha prolongado durante muchos días, eso dicen los técnicos meteorólogos tras estudiar las temperaturas de los últimos cuarenta años.


Han sido justo 12 años los que he disfrutado compartiendo todos los días más de siete horas de trabajo. Pilar se ha jubilado.

Cuando conoces a una persona y tienes que pasar bastante tiempo a su lado y cuando digo a su lado es literal, nuestras mesas estaban una pegada a la otra, tanto que el pc del ordenador los teníamos en medio de ambas uno encima del otro, puede suceder que las horas, los días, las semanas, se vuelvan eternos o incluso una pesadilla en algunos casos. No ha sido así, aunque nuestra empresa nos aumentara el número de horas de trabajo hace tres años, siempre se me hicieron cortos los momentos de conversación que compartíamos.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8
3,0546875