Y tú, ¿acoges?