Estadistas de altura, al teléfono