Sobre sueños y premoniciones... (Capítulo 3)