www.estedemadrid.com

¿Qué echamos a nuestros ríos?

 (Foto: Emma León Muñiz)
(Foto: Emma León Muñiz)

Después de los festejos navideños, tras unas fechas del calendario donde las risas, las fiestas y la felicidad se entremezclan con las bufandas y los guantes, las castañas y las confidencias, el compañerismo y las buenas intenciones para el año nuevo, no queremos dejar pasar la ocasión para dejar por escrito unas reflexiones sencillas y hacer unas recomendaciones que no dudamos que ustedes, amables lectores, atenderán para que así, entre todos, consigamos que nuestro entorno —nuestra casa— no se deteriore más de lo que ya lo está haciendo. 

Tiempos difíciles estos tiempos modernos..., duro periodo éste en que nos hallamos..., momento histórico, sin duda.... Paro, miseria, pérdida inimaginable de logros sociales, aumento de las desigualdades, regreso a la esclavitud... Nuestros mentores, ésos que hemos elegido “democráticamente” en las urnas, y también sus aliados en la oposición —colegas al fin y al cabo—, todos los estadistas y autoridades pertinentes —ya sean de ámbito nacional o municipal—, abanderados con estandartes de diferentes colores (rostros serios pero bien afeitados, comiendo todos del mismo plato..., un plato que jamás está en un comedor social), repiten constantemente desde la pantalla del televisor, las páginas de la prensa y desde todo tipo de púlpitos políticos, eso de que “vivimos tiempos difíciles en los que hay que apretarse el cinturón...”, siempre nosotros... Y, sin duda, son muchos los frentes de batalla que tenemos que atender, pero dada la naturaleza de la sección en la que nos encontramos, hemos decidido puntualizar unos asuntos que pudieran parecer —a la luz de otros más apremiantes y graves—, de menor entidad y de poca importancia. Nada más lejos de la realidad.

 En efecto, durante este año pasado —ése 2013 a olvidar—, nos da la impresión de que se ha relegado a unos niveles prioritarios mínimos y de que se ha desatendido la vigilancia y el cuidado del estado de nuestro medio natural, una cuestión que tanta atención había merecido en épocas pretéritas no tan lejanas. Por eso mismo, no queremos dejar pasar la ocasión de invitarles a seguir mirando con ojo crítico todo lo que está afectando y estropea nuestra propia casa: el espacio natural que tenemos a nuestro alrededor. Los mandatarios y responsables suelen dedicarse a “parchear” los desperfectos según les llegan los continuos “tirones de oreja” que suponen las exposiciones públicas de hechos y denuncias de la ciudadanía y los grupos de presión al uso: ecologistas, naturalistas, técnicos y científicos responsables, y en general, por encima de todos ellos, las gentes sencillas como ustedes o nosotros que, simplemente, amamos la vida natural y tranquila, y respetamos a la naturaleza. 

 No debemos olvidar jamás que, por muchas “historietas” y “películas de indios” que nos cuenten los políticos de uno y otro lado, sean abanderados de la causa que sea (en esto, como en muchas otras cuestiones, por desgracia, y en lo que a lo personal se refiere, cuando alcanzan el poder, las personas se comportan de manera extrañamente similar), cuando realmente atienden a las necesidades y ejecutan algún plan racional y responsable a favor del medio ambiente, no nos están haciendo ningún favor, sino simplemente cumpliendo con su obligación —como hacemos ustedes o nosotros dos en nuestros respectivos trabajos, ni más ni menos—, cosa que, por desgracia, hacen a regañadientes o nunca hacen, y siempre necesitando de los mencionados “avisos y reprimendas ciudadanas”.

 Para muestra, una imagen que nos ha impulsado a reflexionar y a escribir estas líneas. Una imagen reciente, una estampa de “aquí y ahora”. La fotografía que ilustra estas líneas fue tomada por uno de nosotros (E. León) el invierno pasado —concretamente el 18 de diciembre, a las 12:00 horas— en un arroyo de San Fernando de Henares que sirve de aliviadero para la depuradora de Torrejón de Ardoz y vierte directamente en el río Henares. Ambos municipios delimitan el extremo norte del Parque Regional del Sureste madrileño (recordamos que el Henares desemboca en el Jarama justo en “El Raso” de Mejorada del Campo, en el límite municipal entre este término y el de Rivas-Vaciamadrid, a tan sólo tres kilómetros del Cristo de Rivas). 

 Aunque parezca una escena extraída de una película de ciencia ficción —la fotografía de un “bosque inanimado”—, es tan real como el aire que está usted respirando. Pero vamos a intentar ser justos y aprovechar para hacer un poco de autocrítica, que no sólo vamos a echar la culpa a las autoridades. Porque gran cantidad de los “objetos” que decoran esta arboleda (y el inventario meticuloso, que no duden hemos efectuado —dentro de nuestras posibilidades—, con precisión científica, así lo demuestra) nos revela una realidad que, en el fondo, todos sabemos y no queremos reconocer. (Es más fácil, siempre es más fácil, mirar para otro lado.) En efecto, porque se confirma que buena parte de los productos que aparecen asquerosamente entremezclados y con un potencial contaminante suficiente como para poner los pelos de punta a cualquiera que piense en ello racionalmente, son los que, descuidadamente, echamos por el inodoro o el fregadero de nuestras viviendas. Sirva pues tal espectáculo para reflexionar sobre qué es lo que hacemos mal en nuestros propios domicilios e intentar no tirar nada indebido por las cañerías de los baños y de la cocina. La solución es simple: instalar una papelera  en el baño y utilizar correctamente los cubos de basura de la cocina. Nuestra colaboración en este sentido será agradecida por todos los seres vivos del entorno y también por nuestros vecinos y conciudadanos. (Quizá, hasta las piedras o el barro —esos “entes” que parecen inanimados, ¿lo son?—, nos miren con más simpatía la próxima vez que estemos en el campo ¡y eviten ese resbalón inoportuno que tanto daño nos ha provocado!)

 Cuando las depuradoras alcanzan los máximos niveles de capacidad —y eso sucede año tras año durante las lluvias torrenciales de otoño, invierno o primavera (siempre hay alguna)—, en muchos municipios se abren compuertas y toda la porquería y desechos van a parar directamente a los ríos. No hay que olvidar que con esas aguas regamos nuestras huertas y campos de cultivo y que después nos comemos las hortalizas, frutas y cosechas... Y no piensen que se trata de un caso puntual, ¡grave error!, que esto es un ejemplo que se repite y extiende por todo el territorio español... Pero en este caso, para concretar y ceñirnos al ámbito territorial que abarca esta publicación, hemos elegido algo que sucede a escasos kilómetros de donde ahora mismo está usted leyendo estas páginas.

EMMA LEÓN MUÑIZ y JOSÉ IGNACIO LÓPEZ COLÓN

 (1) La autoría de este artículo corresponde a Emma León Muñiz y José Ignacio López-Colón. E. León Muñiz es experta en asuntos relacionados con la protección del medioambiente —en especial los referidos a la Comunidad de Madrid—, reciclaje, agricultura ecológica, alimentación natural y consumo responsable.

 

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1237)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Qué echamos a nuestros ríos?

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    317 | Anabella Ruz - 11/03/2014 @ 20:34:52 (GMT+1)
    Impresionante ¿Todo esto está sucediendo aquí al lado? Una fotografía que impacta. Todo muy educativo. Poesía mezclada con realidad pura y dura. Enhorabuena por vuestro artículo.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8