www.estedemadrid.com

Lo mejor de nada (Capítulo II)

II
¿Sabes qué?, me gusta ser mediocre; duermo más tranquilo
De la película Algo en común (“Garden State”), con guion de Zach Braff (2004).

Lo mejor de nada (Capítulo II)


Este nuevo ensayo pretende un imposible. Intentaría demostrar lo que hay de insostenible en la postura habitual que se empeña en promocionar el modelo que ensalza la perfección y la superación en todos los ámbitos sociales. De ese modo, belleza, inteligencia, audacia, firmeza y determinación son alzadas como valores irrenunciables, como “metas nobles” a las cuales el individuo debe aspirar si quiere ser alguien o llegar a ser algo en el contexto social.

Pero así, entre nosotros, lamentables secuelas imperfectas en ese camino, te diré que no entiendo muy bien porqué ha de ser eso así. Y no es una cuestión de envidia –posición poco interesante para este debate-, sino más bien de convencimiento. La otra es precisamente la postura que ha potenciado desde tiempos antiguos la sociedad humana y que, posiblemente, haya servido para evolucionar y sobrevivir hasta el presente (salvo en algunas sociedades indias de Centro y Sudamérica, y algunas asiáticas, es la forma habitual de estructurar las sociedades humanas). Pero hoy día corren otros tiempos -tiempos de cambio-, y acaso ya no sea necesaria esa visión tan egoísta e injusta del otro, de los demás.

Este tratado no pretende reivindicar lo mediocre, ni lo imperfecto, tampoco lo vulgar u ordinario; en realidad, se trata simplemente de reivindicar la normalidad. Nada más, así de simple.

Pero no puedo añadir más palabras, hoy no soy capaz de argumentarlo. Hoy no me siento con fuerzas.


III
Si mis tristezas te causan alegrías,
es porque tus reglas son distintas a las mías
"Prepárame la cena”, décimotercera canción del álbum Entren los que quieran (2010), Calle 13.


A estas alturas, en 2014, está claro que tenemos que reinventarnos, que esto no puede continuar así por mucho tiempo. La situación es insostenible, ya lo ves. Se ha potenciado tanto —desde un punto de vista social— el individualismo que ya ni sabemos quiénes son los demás…, pero ¿a quién le importan ésos? (Quienes no necesitan amor —sólo sumisión— no se preocuparán jamás por los semejantes. Ésos somos nosotros, así nos han modelado. Ésas son nuestras sociedades actuales: naciones, pueblos, familias y clanes). Pero quiero cambiar; compartir contigo todo lo que tengo: hablar, sentir, pensar…, pero sin agobiarte; quiero hacerlo con palabras sencillas, con sentimientos básicos y pensamientos simples, siempre de igual a igual…, porque la autoridad que podamos conseguir sobre los demás es intrínsecamente mala: es potestad que erige a las personas hacia posturas egoístas y autosuficientes. Me convertirá en un imbécil, ¿no lo soy ya? (Cultura, patria, educación... Hemos creado un monstruo, un monstruo que nos está devorando.)

Y sí —ya lo hablamos entonces ¿te acuerdas?—, todos tenemos derecho a pretender nuestra propia felicidad —sí—, es una aspiración legítima, pero siempre dentro de un contexto que implique la felicidad de los demás —eso es lo que no nos enseña la sociedad, educándonos tan errónea como empecinadamente hacia preceptos que implican sobresalir, destacar, superar a los demás y, si es posible, demostrarlo ostentosamente cuando se consigue, que se sepa…, divulgarlo para, de paso, ejemplarizar…, ¡así alimentamos y hacemos crecer al monstruo!—.

No puedo luchar contra eso, tan sólo tengo tu comprensión, tu paciencia al escucharme y estas cuatro palabras. Pero estamos tan condicionados que, sinceramente, no creo que cambiemos mucho. Ni tú ni yo ni nadie. Todo esto acabará mal, lo presiento. (Me tendré que refugiar, como siempre, en ella.)


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (357)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8