www.estedemadrid.com

Las cosas sencillas; los sueños simples...

Si tuviésemos en cuenta que todo lo que hacemos, decimos o pensamos es irrelevante, superfluo e insensato, no tendríamos tantos problemas por argumentar y defender posiciones a menudo tan absurdas como insignificantes: las nuestras. Otro gallo cantaría. Y aunque nadie nos llegue a desautorizar nunca, tampoco nos avalará el futuro.
(H. Gaudó, Reflexiones, Rivas Vaciamadrid, invierno de 2012)

Las cosas sencillas; los sueños simples...


I

Hola. Tú y yo no nos conocemos. Por eso, en primer lugar, y por no ser descortés, permíteme que me presente. Me llamo Ignacio, aunque si he de ser sincero me gustaría que me llamases Ehtú . Te lo agradeceré. No me conoces porque acostumbro a pasear camuflado entre la muchedumbre. La verdad es que me gustaría ser nadie. Y que no me miren, o mejor dicho, que no me vean. No se trata de ser invisible, no, de conseguir alguna fórmula mágica o algo por el estilo, que no es eso. Se trata de ser “nadie en particular”, se trata de ser “todo el mundo”. Reconozco que en principio te puedo parecer un poco confuso, tal vez ambiguo, pero nada más lejos de la realidad. Te lo explicaré, o al menos voy a intentarlo.
Se trata de poder vivir tranquilo, de poder ser feliz. Se trata de ser como una hoja en otoño, una hoja que se agita al caer y vuela, vuela con el viento, ¿comprendes? Las responsabilidades y las costumbres pesan demasiado sobre mis espaldas. La gente me agobia. Quiero dejar esta tierra, quiero dejar mi país, marcharme lejos. Y quiero que nos vayamos juntos. Eso es en lo que estoy pensando ahora, de esa manera me dejo llevar….

Tienes razón -puede que la tengas-, no soy más que un escritor confundido que comete errores constantemente. Dejo pasar las horas sin hacer nada…, y son muchas las horas. Aquí, solo, con la mirada perdida, apoyando la espalda contra la pared, rodeado de libros que no leo y de discos que no escucho, dejo pasar las horas largas sin hacer nada, con la mirada perdida. Nada en absoluto. Antes me gustaba hacer sonar la guitarra y cantar con mi voz desgarrada, ahora la pereza me supera. (Recuerdo el abrazo interminable y su mordisco en el cuello. Y la espera…, la espera paciente. O impaciente. La tarde perdida bajo la lluvia, o mirando tras el cristal. La conversación en torno a esa botella). Recuerdo mover las piezas de ajedrez lentamente, distraído… Y quiero perder la partida, perder esa partida. Quiero ver la cara iluminada de mi oponente. Es absurdo. Nomás deseo sentir la taza de café calentando mis manos ese frío día de invierno. (Observo el recipiente humeando y la silueta de vuestros rostros detrás, la sombra de vuestras conversaciones, el perfil de vuestras sonrisas. Quiero estar ahí, al final de cada día). Quiero compartir las alocadas carreras por la playa, los cuentos chinos y las historias de grupo. Carcajadas tontas y fiestas. (Humor simpático, amistad, una aventura salvaje, paseo por el lado extremo, la tristeza, el amor sin empalagos.)

Nota: Ensayo empezado el veintiséis de noviembre de 2012, a las dieciocho horas y dos minutos, que no se completó hasta 2013, en un día muy gris de enero que no tuve la precaución de apuntar. Había niebla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1574)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Las cosas sencillas; los sueños simples...

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    136 | Rosa F. Requejo Arnáiz - 11/06/2013 @ 12:52:14 (GMT+1)
    También me siento así muchas veces, pero ¿por qué encierras tanta melancolía, Hades Gaudó?
    134 | Anabella Ruz - 08/06/2013 @ 15:44:25 (GMT+1)
    ¡Qué bonito!

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Revista Este de Madrid :: 2012 :: Edita Portal Este de Madrid, S.L. :: Calle Mariano Barbacid, 5 :: 28521 Rivas Vaciamadrid :: T. 91 670 2236 Contacto
    Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8